Los países Nórdicos iniciaron la ruta energética hace más de 30 años, han cambiado sus vidas sus formas de transportarse y se están despidiendo de la gasolina, del petróleo del carbón y tienen como fecha final el año 2035.

Varios países asumieron ya el compromiso de tener cero emisiones de carbono en sus casas.

En Oslo el 30% de los carros son eléctricos.

Dinamarca es pionera a nivel mundial en los parques eólicos marinos, también famosa por comprar la basura de Europa para usarla como materia prima para generar electricidad.

La sustentabilidad es vital para tener un México con equidad, con una mejor distribución de sus recursos económicos lo cual sólo podrá ser viable si va con un compromiso de la descarbonización y; esto no es responsabilidad del estado ¡es de todos!

Estamos un poco confundidos, necesitamos tener una mirada a largo plazo, por ahora se ve tan lejano acabar con el smog.

Hay ciudades como San Pablo en que sólo se puede respirar los fines de semana, en Santiago de Chile por días no se ve el sol debido al efecto invernadero, en Nueva Delhi la gente usa cubre bocas mucho antes de la pandemia y ellos sí que saben lo que significa el oscurecimiento solar.

Es claro, nuestros congresistas están lejos de saber el peligro de la huella de carbono y ecológica.

No existe interés por impulsar las fuentes no convencionales y por esto si alguien viene de Europa les parece que llegan a un país de otro planeta y dónde “para nada es tema” el efecto invernadero, la COP, neutralidad cero, desarrollo sostenible, dióxido de carbono, ……………..ya se nos esta haciendo difícil entender el idioma de las sociedades limpias.

Vamos por las renovables de lo contrario estaremos cancelando el futuro de nuestros hijos y nos iremos quedando atrás.