Quiero empezar contando una historia personal, recuerdo hace unos casi ya 4 años, empecé a dar un curso de habilidades socioemocionales a unas 25 personas (personal de gobierno) y luego de una breve presentación e introducción al curso de una semana.

Les explique y comenzamos a jugar mí ya famoso juego del TIC TAC BOUM (el cual me sirve como rompehielos, para trabajar distintas habilidades como agilidad verbal, mental, trabajo sobre presión, pero sobre todo para tomar conciencia de nuestra falta de escucha),

Cuando un señor de unos 55 años me dijo, que le parecía absurdo que lo distrajeran de sus actividades para que lo pusieran a jugar, que el no quería ni le veía sentido a eso.

Yo le agradecí el que se hubiera expresado y le pedí que me diera 20 minutos solamente y que, si posterior a eso no lo encontraba útil, no le volvería a pedir que jugará.



Información sobre el curso que tenemos en puerta sobre este tema:

Curso: Herramientas lúdicas para la capacitación

¿Cuándo?: 10 y 11 de septiembre 2021

Modalidad: Online

Más información del curso



Y nuevamente, constaté y reafirmé lo que siempre digo.

“Lo maravilloso de llevar a las capacitaciones o a las salas algo distinto, y novedoso es que las personas quedan expectantes ante esta situación y se crean toda clase de emociones y actitudes que te sirven para una mejor reflexión y un aprendizaje más significativo.”

Solo para no dejarlos con curiosidad, el señor fue de los que tuvo mejor desempeño en el taller y quedó muy agradecido, comentó que era uno de los talleres que más le habían gustado de los últimos años.

Cuando tu das un curso con la ayuda de un video, un power point, unas dinámicas, todos estos apoyos son útiles claro al mismo tiempo creo que tienen un límite de utilidad, por ejemplo, no a todos los adultos les gusta participar en una dinámica donde puede ser expuestos.

En cambio, el juego tiene la particularidad, de que es muy sutil, crea espacios propicios para la participación y disfrute, se actúa con una diversidad muy grande de mentes que funcionan al mismo tiempo, que opinan, sienten, piensan diferente y así una infinidad de características.

Lo que permite enriquecer la experiencia y el aprendizaje. El juego desarrolla en muchas ocasiones y en otras fortalece las habilidades socioemocionales para una mejor comprensión y gestión de nuestras interacciones con los que nos rodean, ya que el juego es una actividad que implica un alto involucramiento.

Uno de los resultados de un sistema educativo enfocado principalmente en el área cognitiva, ha tenido relación con el descuido de áreas importantes para el desarrollo integral de los estudiantes al descuidar el desarrollo de habilidades necesarias para que cuando esos estudiantes salgan al mundo laboral se desenvuelvan eficientemente en un mundo ávido de habilidades blandas como la comunicación, el trabajo en equipo, trabajo sobre presión, flexibilidad entre otras.

Nuestra propuesta de curso apunta a la revalorización del juego en la educación y capacitación, como una herramienta pertinente para el desarrollo cognitivo y socioemocional de los participantes, que implique motivación y generar un rol activo en sus procesos de aprendizaje y vinculación con los otros.